#PelículaDelMes ‘Escuadrón Suicida’ Clickbait

suicide-squad-3

Escuadrón Suicida (Suicide Squad – 2016, David Ayer), la que al inicio parecía ser una producción menos ambiciosa que sus dos hermanas mayores Man of Steel y Batman v Superman (2016, Zack Snyder), terminó por ser uno de los blockbuster más atrayentes de la temporada. Y como va siendo costumbre no llegó sin polémica. Por un lado la crítica especializada sentenciaba su falta de calidad, y por el otro la opinión más optimista del público decía que es un filme entretenido y divertido, aunque también decían que la crítica estaba vendida. Entre si Disney compra o no las críticas para acabar con su competencia en un plan por controlar un negocio que ya controla, no se puede dejar de lado que el filme estuvo rodeado de complicaciones.

En resumen, hubo reshoots y un corte alterno al original fue encargado a la compañía que realizó los avances, siendo esta versión la que se lanzó en cines. La intención de Warner era buscar aligerar el tono y hacerla más divertida, pues el corte original del director y escritor David Ayer era más ‘oscuro’ (a.k.a. rayo nolanizador), y escuchando las críticas recibidas por las películas de Zack Snyder, querían mostrar algo menos en serio. Sin importar las razones, parece que la decisión no fue la mejor ya que nos dieron un entretenimiento ambicioso y decepcionante a la vez.

Flashazos

suicide-squad-00

Hay buenos momentos sin lugar a duda. El casting es uno de los más interesantes que ha tenido una producción de DC. Will Smith y la ascendente Margot Robbie junto a Jared Leto son las estrellas más reconocidas, de éste último se generó hype alrededor de su personaje que era casi imposible cumplir. Viendo el resultado logran buenas adaptaciones de su versión comiquera, formando personajes con cierta empatía e interés de trasfondo. Sin lugar a dudas logran ser Deadshot, Harley Quinn y Guasón (Joker). Los demás hacen correctamente su personaje ayudados por una sobresaliente caracterización. Mención especial a El Diablo.

La sorpresa la encontramos en Viola Davis, quien interpreta a una Amanda Waller que pudo haber sido una perfecta villana principal para Escuadrón Suicida. Una antiheroína con la ética radical donde el fin justifica los medios, y es capaz de lo que sea para mantener el orden y sus intereses. Es ella quien idea al escuadrón, jurando que el gobierno de los Estados Unidos necesita un plan de seguridad a partir de la aparición de los metahumanos, específicamente Superman. Pero la villana no es ella, eso recae en Cara Delevigne interpretando a la arqueóloga June Moone -amor del Coronel Rick Flag (Joel Kinnaman)- quien es poseída por el espíritu de Enchantress, una bruja milenaria que quiere escapar del control de Amanda Waller y SUPER SPOILER destruir a la humanidad FIN DEL SUPER SPOILER. Ella sin lugar a dudas es el punto más flojo de la película.

Harley-Quinn-Suicide-Squad

Los mejores momentos se los lleva Harley Quinn. Las escenas donde se luce el personaje son divertidas y nos dejan ver la buena decisión de casting. Deadshot termina siendo un arquetipo no muy especial pero Will Smith parece entregado al papel y su carisma ayuda. Amanda Waller siendo un personaje importante dentro de la trama lo hace de la mejor manera. Y de nuevo mención especial a El Diablo. El conjunto entrega flashazos de talento y calidad.

Y tenemos a Joker. Tanta parafernalia alrededor para que su aparición se redujera a un cameo. Parece ser que detrás de ello hay algo que vale la pena pero termina siendo de lo peor de la película simplemente porque su aparición no aporta absolutamente nada. Sus acciones y decisiones no tienen mínima repercusión en lo que acontece.

 

Videoclipero

SUICIDE SQUAD

Lamentablemente las historias de cada personaje se reducen a clichés, e incluso en algunos son anecdóticos. La trama principal son situaciones predecibles y momentos fugaces, lo que vemos en escena no trasciende en lo que sea que querían contar, y sabes las cosas porque los personajes te las dicen, no porque las veas (soy malo porque soy malo o estoy loco porque estoy loco). La historia se quema por sí sola y no por falta de posibilidades sino por falta de imaginación, reduciendo el espectáculo a una lluvia de balas y peleas donde no se ve nada más que el trasero de Harley y su bonita sonrisa; y por la inclusión en el metraje de unos flashbacks que no aportan la supuesta profundidad que deberíamos sentir por el escuadrón de supuestos lunáticos.

Lo negativo también recae en puntos tan básicos como de coherencia (nitpicking ¿para qué hacen un “Suicide Squad” si van a mandar dos equipos más de soldados? ¿dónde está la misión que solo un equipo de escoria humana puede encargarse? ¿Enchartress? Se supone que son el equipo que acabaría con Superman) y sentido (nitpicking el soundtrack es realmente bueno pero hostiga con una canción tras otra como si la presentación de cada personaje fuera un teaser tráiler de su propia película).

cara-delevigne-as-enchantress-in-suicide-squad

La nula historia, las escenas saturadas, lo predecible que llega a ser, los excesivos cortes y el intenso bombardeo de chistes y referencias a los cómics (competición a ver quién mete la mayor cantidad de easter eggs posibles) terminan por ofrecernos una película con algunas buenas secuencias pero sin nada memorablemucho ruido y pocas nueces. Un producto más de la factoría de Hollywood, un trailer de dos horas con toda la fórmula de videoclip, basado en estrategias de negocio y no en la intención de hacer cine.

Con un futuro aún esperanzador, el Universo Expandido de DC promete al menos dos películas más ya en producción (Wonder Woman y Justice League) y como otras 50 de aquí en los próximos años. Esperemos que esta vez tengan ideas claras de qué es lo que quieren hacer con su universo cinematográfico y hagan algo que realmente valga la espera y el hype.

Enlazar datos para crear «La Web»: #InternautDay

Hoy se cumplen 25 años del acceso público a lo que conocemos comúnmente como internet. Fue en agosto de 1991 que se pudo navegar públicamente por «La Web» (o WWW, siglas de World Wide Web), integrada por el lenguaje y protocolo de hipervínculos, o HTML (Hypertext Markup Language) y HTTP (Hypertext Transfer Protocol).

El creador de todo esto fue el físico y geek Sir Timothy “Tim” Beners-Lee, que en 1989 realizó la primera transferencia entre un cliente y un servidor usando el Protocolo de transferencia de hipertexto (HTTP), es decir, la transferencia de datos de un servidor hacia una computadora. Por ello es considerado como el «Padre de internet» (aunque estrictamente, internet sólo es una parte de la WWW).

Fuente: Wikipedia

Fuente: Wikipedia

Claro que internet tiene sus antecedentes primarios más atrás en el tiempo, allá por la década de los 60, en que el ejército estadounidense conectaba computadoras (que no eran nada similar a como lo son hoy en día, en cuanto a su forma) a un servidor central, o en la red de teletext que se utilizaba en el servicio telefónico de Francia. Después estas tecnologías pasarían a utilizarse en los laboratorios de las principales universidades estadounidenses para seguir su camino hacia el uso público y comercial.

Pero lo que aportó específicamente Tim Beners-Lee fue unificar bajo un protocolo único las diferentes bases de datos que había, de manera que no hubiera la necesidad de aprender la programación de cada una de ellas, sino que desde cualquier computadora se pudiera conectar con cualquier servidor y acceder a los diferentes datos que se tenían en diferentes partes. Los «datos enlazados» es la clave y gran aportación de este genio que sigue revolucionando «la web».

Fuente: La Tercera

Fuente: La Tercera

Tim hace especial hincapié en la importancia de los datos, estén donde estén, ya que son información valiosa sobre las personas. Cualquier tipo de datos que se quiera dice una gran cantidad de cosas sobre las personas, ya que somos nosotros quienes les damos sentido: desde quiénes son nuestros amigos en las redes sociales, sobre si nos gusta el color amarillo o el azul, si la Tierra le da la vuelta al Sol en 365.25 días. Todo tiene sentido para nosotros, por lo tanto dice algo sobre nosotros. Y entonces, enlazando diferentes tipos de datos es que hacemos relaciones significativas que son valiosas para quien posee esa información. Por ello es tan importante que los datos sean libres. Esto lo explica más ampliamente en una TedTalk que presentó en 2009.

Así que no se queden sin celebrar el #InternautDay de la manera que mejor les parezca, pero siempre teniendo en cuenta que somos información, somos datos. Entre muchas cosas más.

 


Sigan nuestras redes online: Facebook // Twitter

 

Deshabitar el mundo (y hacinarlo en «El Rascacielos»)

Texto de Alejandro Tello, co creador de Blanks, publicado originalmente en Cine qua non. El autor agradece ampliamente la invitación a escribir esta colaboración.

 

Fuente: internet

Fuente: internet

El fin del mundo es asociado comúnmente con la destrucción del planeta Tierra, o en su defecto, la aniquilación de la civilización humana (como si fuéramos lo único y más importante en el universo). Al no haber ocurrido hasta este momento algún suceso que produzca de tajo alguno de esos escenarios, en las películas suele narrarse el fin como algo a futuro (en el corto, mediano o largo plazo, pero al final, en un momento futuro). 

En High-Rise (2015), dirigida por Ben Wheatley y con un guion escrito por Amy Jump basado en la novela homónima de J. G. Ballard, podemos observar un fin del mundo a través de la metáfora de un rascacielos multifuncional en donde ocurren situaciones que ya hemos vivido desde hace algunos decenios a la fecha. Algunos ejemplos son la escasez de recursos, la marcada jerarquización de las clases sociales, la toma de decisiones por unos pocos, el abandono del espacio público. En general, muchas atribuciones al capitalismo puro. «Un futuro que ya ha tenido lugar», como dice el doctor Laing (Tom Hiddleston), protagonista del filme. 

Y es que la historia transcurre al interior de un rascacielos destinado a casa habitación de una gran cantidad de gente, entre familias diversas, personas solteras, profesionistas y demás. Aunque no se limita sólo a ser vivienda, sino que ofrece otras instalaciones de todo tipo para que las personas que habitan la torre no tengan motivos para salir de ella, ya que en diversos pisos hay supermercados, gimnasios, piscinas y demás áreas que tienen la finalidad de cubrir las necesidades de diferente índole de las y los residentes. Sólo algunas contadas personas salen a trabajar fuera de la torre, como el doctor Laing, que pareciera es psiquiatra y trabaja en un hospital-escuela de la ciudad. 

La distribución de los y las habitantes del rascacielos es en función de las clases sociales a las que pertenecen: en los niveles inferiores se instalan las personas con un poder adquisitivo más limitado que quienes habitan los niveles superiores, que tienen más dinero, más poder y ciertos privilegios particulares, y que en muchas ocasiones determinan el destino de quienes habitan en los niveles inferiores. En el nivel más alto vive el arquitecto Anthony Royal (Jeremy Irons), quien diseñó la torre (como parte de un conjunto de cinco rascacielos que simularían una mano al final de la construcción) y que hasta un punto de la historia es el único que toma las decisiones sobre lo que pasa en el edificio. 

Fuente: internet

Fuente: internet

Dos, de las antes mencionadas, son en particular las causas de la destrucción de esta sociedad del rascacielos: la escasez de recursos y el abandono del espacio público. En cuando a la primera, no bien se ha instalado el doctor Laing en su nuevo departamento, comienzan a hacerse visibles (¿antes no lo eran?) fallas en el suministro de energía eléctrica, mientras en los pisos superiores se celebran fiestas llenas indiferencia a las carencias que hay en los pisos inferiores. Con los cortes en la energía eléctrica se suscitan reclamos y enfrentamientos que no sólo sitúan en polos opuestos a quienes viven arriba y quienes viven abajo, sino que la situación se convierte en una gran pelea entre cualquiera que vea a alguien más: los supermercados son saqueados, hay golpizas hasta por una lata de pintura, la gente invade otros departamentos… hasta la violación a mujeres se hace presente. Sin duda, la escasez de los recursos es causa de la barbarie, pero se acentúa específicamente por la inadecuada distribución de los recursos existentes. Al final, en el capitalismo siempre habrá personas de primera clase y las demás. 

La segunda razón de la debacle es el abandono del espacio público al colocar en el hacinamiento a las personas, creando así una sicosis colectiva. Fuera de la torre no se observa actividad humana alguna. No hay nadie caminando, ni carros en movimiento. Las pocos planos generales del rascacielos completo muestran el resto de la ciudad completamente ausente de vida. Únicamente en el estacionamiento del edificio es donde se observan personas, aunque sólo en los momentos de paso rumbo a su automóvil y después de eso desaparecen. Llama la atención que, cuando ya reina la violencia, un policía visita el rascacielos pero el arquitecto Royal le impide el paso y niega que haya una situación que atender. Este policía y la secretaria del doctor Laing son las únicas personas externas al rascacielos que aparecen a cuadro. 

¿Son la escasez de recursos y el abandono del espacio público el fin del mundo? Del mundo como lo conoces, al menos, sí. Una causante principal de las guerras y la consiguiente destrucción que traen ha sido la obtención de recursos, como petróleo o agua. Además, se destinan otros para el desarrollo mismo de la guerra que bien podrían ser utilizados con fines más humanitarios, como vivienda o comida. A final de cuentas, en el capitalismo cada centavo que tiene alguien en su cartera es un centavo que alguien más debe.

Así también, desde hace siglos se ha reconocido al espacio público como un elemento vital de la sociedad en la cual se colocan de frente todo tipo de personas, sentimientos, hechos, ideas; y esto se da en diferentes niveles: lo político, lo cultural, lo social, etcétera. Basta con observar las protestas sociales, los mítines, los conciertos en plazas públicas, la reta de fútbol en el parque de la colonia, los mercados, y diversas manifestaciones más que han tenido realce en los últimos años como el caminar la ciudad o la apropiación de las calles por medios de transporte no motores. 

Fuente: internet

Fuente: internet

No es que estas situaciones sean algo que se presente de único episodio y provoquen la hecatombe, sino que minan la poca estabilidad que tienen los cimientos de la civilización con un modelo económico que, lejos de solucionar los problemas que nos aquejan como sociedad, fomentan la destrucción de la otredad. Cualquier situación que atente en contra de estos aspectos señalados, conlleva a un posible fin del mundo. 

Royal menciona que concibió el edificio para ser un crisol de cambio. Sin embargo, es evidente cómo fracasa el intento de proveer y con ello controlar a quienes habitan el rascacielos. Hacia el final, ni los colaboradores de Royal le son fieles a él, sino que expresan su lealtad con el rascacielos mismo: pareciera que las mismas personas han desaparecido. Por ello no es tan conveniente tratar de colonizar el cielo en el intento de olvidar la situación abajo, en las calles, como pretendía Royal. Aunque toda inversión a futuro tendrá sus riesgos, y más al enfrentarte a un fin del mundo. 

«El sistema de libre empresa es necesario, pero no es una condición suficiente. Hay solamente un sistema económico en el mundo y ese es el capitalismo. La diferencia radica en si el capital está en manos del Estado o si la mayor parte del él está en manos de personas fuera del control del Estado. Donde hay un estado capitalista jamás habrá libertad política». – Margaret Thatcher


High-Rise | El Rascacielos [título en español]
2015 | 199 minutos | Inglés | Reino Unido
Dirección: Ben Wheatley
Guión: Amy Jump [basado en High Rise de J. G. Ballard]
Producción: Jeremy Thomas
Casas productoras: Recorded Picture Company, Film4, British Film Institute, HanWay Films, Northern Ireland Screen, Ingenious Media
Reparto: Tom Hiddleston, Jeremy Irons, Sienna Miller, Luke Evans, Elisabeth Moss
Fotografía: Laurie Rose
Música: Clint Mansell
Edición: Amy Jump y Ben Wheatley


Sigue nuestras redes online: Facebook // Twitter

‘Corona Capital 2016′ Cartel y anuncio en video

cartel coronacapital 16

Ya estamos en agosto y no se veía para cuándo anunciarían el esperado Corona Capital en su edición de 2016. Por suerte para nosotros el pasado 12 e agosto por un descuido de alguien se filtró el cartel oficial del que es el festival más importante de la ciudad de México, al menos comercialmente hablando.

El día de ayer (16 de agosto) en la cuenta oficial de facebook se reveló el video que presentaba el cartel. Seguramente de no haberse filtrado el cartel antes, el video iba a ser la revelación del line up, pero pasó lo que pasó y a los de OCESA se les vio arruinado el momento sorpresa que nos tenían preparado.

Pero no somos nosotros quienes nos vamos a quejar, mucho menos después de que agrupaciones de la talla de Pet Shop Boys y Kraftwerk llegarán a la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México. Sin menospreciar (pero tampoco sin dejar de apuntar que Lana del Rey figura arriba de los dos antes mencionados en el cartel, eh) The Killers, LCD Soundsystem, Lana del Rey y Air completan los headliners de esta edición. Pero como nos tienen acostumbrados, habrá de todo: Grimes, Band of Horses, Animal Collective, Richard Ashcroft, Eagles of  Death Metal, Peter Bjorn and John, Breakbot y muchas más bandas se presentarán los próximos 19 y 20 de noviembre. Creemos que hay razones suficientes para no perderse este festival.

¿Listos para comprar sus boletos? ¿Qué bandas les entusiasma más?

Los boletos estarán disponibles en Preventa Banamex los días 23 y 24 de agosto. La venta general comenzará el día 25 de agosto a través del sistema Ticketmaster en www.ticketmaster.com.mx y al 53-25-9000.

PRECIOS

Fase 1: sólo abonos.
$1,600

Fase 2: abonos y sencillos.
Abonos: $1,750
Sencillos: $970

Fase 3: abonos y sencillos.
Abonos: $1,950
Sencillos: $1,250

Fase 4: abonos y sencillos.
Abonos: $2,100
Sencillos: $1,480

*Estos precios NO incluyen el cargo por servicio de Ticketmaster*