Profesor, no soy una asesina. Profesora, no soy una histérica

Texto por Beatriz Elena Lobo*

La lucha feminista lleva décadas en movimiento. Se han tenido grandes avances, como el voto para la mujer, poder divorciarnos, tener una cuenta de banco, tener propiedad privada, estudiar, trabajar en puestos públicos y de elección, y muchos más. Sin embargo, la lucha no ha terminado y hay quiénes no lo pueden ver.

Ya muchas veces nos han nombrado feminazis, porque creen que la lucha terminó, pero si eres mujer seguro te has sentido acosada en las calles, o temes por tu seguridad al caminar por la noche, también te han hecho sentir menos cuando toman la opinión de un hombre sobre la tuya, o cuando no te dieron ese ascenso porque eres madre. Si vamos un poco más allá, sabes que las legislaciones sobre tu cuerpo son propuestas, dialogadas y aceptadas o rechazadas principalmente por hombres y que lo productos necesarios para la mujer como tampones y toallas femeninas llevan un impuesto de producto de lujo.

Si eres hombre, lo más seguro es que no te hayas dado cuenta de esto, porque no te ves afectado y no te das cuenta que tienes derechos que las mujeres no. Probablemente tampoco se te ha erizado la piel cuando lees del nuevo feminicidio en tu ciudad, y más tarde el de la ciudad vecina, y tiemblas porque sabes que cada día asesinan con alto grado de violencia a casi 4 mujeres en el país.
Sí, tenemos muchos derechos gracias a la lucha feminista de mujeres que vivieron hace 100 años, pero falta mucho más por lograr, y aun así hay quienes siguen desestimando nuestra lucha. Personas, principalmente mal informadas y sin ganas de entender la problemática del país, y del mundo.

Por ejemplo, un profesor en mi maestría dijo que la cuarta ola del feminismo correspondía a las feminazis. Lo desmentí frente al grupo, asegurándoles que ese término nació por hombres quienes tratan de desacreditar la lucha de las mujeres. Cambió de tema para minutos más tarde pedir mi aportación, antes refiriéndose a mí, frente a todo el grupo, como feminazi. No pude contestarle, porque su posición de poder como profesor me intimidó, pero debí recordarle que los nazis realizaron el exterminio judío más grande de la historia, de homosexuales y gitanos, de rebeldes contra su causa como los comunistas y socialistas. Los nazis experimentaron en humanos, los cansaron hasta matarlos, se burlaron, engañaron, los deshumanizaron. Profesor, el holocausto nazi fue una persecución y asesinato sistemático, el intento de exterminio de una raza entera donde más de 6 millones de judíos perdieron la vida.

Y ahora, le pregunto profesor, ¿cuál es el holocausto feminazi? ¿acaso son hombres planchando sus camisas, o lavando trastes? ¿o serán hombres orillados por la opinión pública a respetar a las mujeres? ¿tal vez son hombres controlando sus impulsos sexuales para respetar a sus iguales? Hasta donde recuerdo, profesor, ninguna feminazi ha hecho ni jabones ni lámparas de los penes cortados en los campos de concentración, ¿no será que confunde los términos profe?

Y le recuerdo profesor, que está hablando ante un grupo de alumnos, que lo admiran y lo siguen, y esos comentarios solo incrementan los criterios pobres y argumentos que recurren a insultos para poder dar un punto de vista. Dice ser experto en tendencias, entonces, estúdielas. El feminismo es la tendencia, el feminazismo es la contrapostura de los hombres asustados ante el empoderamiento de la mujer.

Debo confesar que me sentí humillada cuando se refirió a mí como feminazi, pero más humillante debe ser abusar de una posición de poder para dirigirse a una alumna.

Y aquí quiero apuntar algo muy importante, la posición como líder de opinión que tienen los profesores. Yo como profesora de preparatoria trato con cuidado algunos temas, porque aunque hay alumnos que comparten mi forma de pensar, hay otros que están totalmente en contra, por ejemplo del aborto. Hay que tener cuidado con lo que se dice en un aula de clase, porque los estudiantes tendemos a creer lo que dice el profesor, y muchos repiten patrones del siglo pasado, sin informarse ni educarse.

Con un segundo ejemplo les platicaré de una de mis ex profesoras favoritas. Clases dinámicas, interesantes, excelentes actividades de aprendizaje, hasta el lamentable día en que nos pidió que describiéramos a las mujeres y a los hombres. Para ella, las mujeres somos dramáticas, celosas, obsesivas, enojonas e histéricas. Los hombres tienen un pensamiento más lógico y menos enredado, son limpios y ordenados, no son celosos.

Le recuerdo profesora, que los seres humanos somos tan complejos que es imposible categorizarlos de esa forma por el simple hecho de ser mujer u hombre. Y le recuerdo también que ante usted tiene un grupo de futuros publicistas y mercadólogos, quienes venderán productos y servicios basándose en estereotipos arcaicos por su “excelente” aportación.

De ser grandes profesores han caído varios peldaños, ya no están en ese altar de profesores que inspiran, comparten conocimiento, guían. Han caído varios pisos por no comprender que están en un mundo cambiante, donde seguimos viviendo muchas desigualdades, donde ya no cabe opinar delante de un salón de clase sin tener fundamentos, donde los insultos no tienen cabida, donde los hombres y mujeres debemos tener las mismas oportunidades, derechos y respeto ante los demás, y donde las alumnas no nos vamos a callar.

La lucha feminista es actual, y combatimos en las calles, en el transporte público y hasta en los salones de clase. Nuestras armas son el conocimiento del tema, de las legislaciones y de los sucesos mundiales, las teclas de la computadora, las pancartas e insignias.  Nuestros enemigos no son los hombres, que eso quede bien claro. Los enemigos vendrían siendo las tradiciones y costumbres machistas, sexistas y misóginas, la forma de pensar de algunos hombres y mujeres que se quedaron muchos años o hasta siglos atrás. No, no queremos exterminar a NADIE, sólo exterminar pensamientos, ideas y tradiciones. Y no, profesor, no me va a callar.

puc3b1o-morado-simbolo

Fuente: Cocupo

*Texto publicado originalmente en Brieffy; reproducido aquí con autorización expresa de la autora, a quien agradecemos ampliamente.


Sigan nuestras redes online. Estamos en Facebook y Twitter.

Del plagio o porqué nos debe importar el caso de Haku

dsc_6549

ACTUALIZACIÓN El post de facebook donde se demandaba el plagio fue eliminado. Hasta el momento desconocemos la causa pero es seguro que sea por cuestiones legales. Agrego screenshots de la misma.

El día de ayer (12 de octubre) se empezó a cocinar un tema que en cierta forma impactó en las redes sociales (a.k.a. chisme en facebook y tuíter), específicamente en la comunidad de videojuegos y en la de diseñadores e ilustradores. Un tema bastante serio y que deja entrever un problema del que poco se habla, poco se sabe y muchas veces poco importa, al menos en nuestra comunidad mexicana: el plagio de trabajo.

La famosa y guapa Mariana Villanueva alias Haku, ilustradora que últimamente empezó a tener cierta relevancia en México por sus trabajos para Microsoft y la saga de Gears of War, así como para el festival metalero Knotfest -organizado por la banda de nü metal, Slipknot-, presentó lo que sería la portada de la edición especial para México del videojuego Gears of War 4 para la consola Xbox One, próximo a salir. No puedo negar que Haku es una ilustradora con buena técnica, pero personalmente no es de mi agrado lo que hace, seguramente por cuestiones de gustos pero también por la forma en que vende su imagen personal y no sus trabajos, que por ellos debería ser considerada talentosa y no por su cara bonita (si no fuera alguien tan atractiva ¿tendría su trabajo el mismo alcance?). Como sea no me enfocaré a eso (aunque ya los predispuse je).

haku1

Pues bien, hasta aquí todo normal. Después de mucho tiempo de conferencias, firmas de autógrafos, eventos de promoción para el juego, etc., nadie podría haber esperado que la ilustración resultaría ser un plagio de un trabajo realizado por el ilustrador español Martin de Diego en 2012.

contra2_copia_by_almanegra-d5xwgon

Sí, un plagio en toda la extensión de la palabra. Ilustraré el punto con el significado según el diccionario de la RAE seguido de un par de imágenes comparativas que pueden encontrar en ésta publicación* (la que originó el mame).

1. tr. Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.

mario-s-nevado-gears-of-war-xbox-haku-plagio-facebook

comparativaopacidadmariana-villanueva-haku-plagio-gears-of-war-4-8

 

Mi intención no es generar más alboroto alrededor de la disputa que solo pueden resolver los implicados. De hecho el problema es grave por las partes involucradas. Microsoft lanzó un pequeño comunicado dejando clara su posición y es de esperar que el final no pintará bien para la ilustradora ya que seguramente hay un contrato de por medio. Pero el punto no es ese, mi intención es tratar de resaltar el problema de fondo. Sí, el plagio es un problema serio y afecta a muchísimas personas, sobre todo si tu modo de vida tiene que ver con la creatividad (en teoría, casi todos), pero esto va un poco más allá.

toh-4-620x

¿Alguien dijo ‘copia’?

Hay leyes que a los creativos nos ayudan a proteger nuestro trabajo. Ya que no hay nada más importante para alguien del rubro el poder tener la seguridad de que su modo de vida (ese que nos da de comer) está protegido por ley, es puntual conocer ésta al menos desde una noción básica. Por eso los países cuentan con institutos para esta tarea, y en el caso de México tenemos al INDAUTOR. En su página web cuentan con una sección de preguntas frecuentes que nos dice qué sí se puede proteger, qué no se puede proteger, así como explicaciones específicas de los términos, pero para el caso citaré un punto básico e importante que todos deberíamos conocer:

El derecho de autor es el reconocimiento que hace el Estado a favor de todo creador de obras literarias y artísticas previstas en el artículo 13 de esta Ley, en virtud del cual otorga su protección para que el autor goce de prerrogativas y privilegios exclusivos de carácter personal y patrimonial. Los primeros integran el llamado derecho moral y los segundos, el patrimonial.

Creo es claro, uno como creador tiene derechos ante la ley sobre su obra. Pero a pesar de estas leyes (EDIT: Agrego al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial que es similar pero en lo industrial (duh!) y patentes) y que los mismos particulares te pueden proteger (como DeviantArt o las licencias gratuitas de Creative Commons) parece que no es suficiente. Tampoco el problema es nuevo y Haku no es la primera ni la última persona que lo hará ¿Pero entonces qué está pasando? ¿Por qué sigue siendo un problema si supuestamente estamos protegidos por ley?. Tal vez la respuesta, o parte de ella, muchos ya la conocemos, y es porque permitimos que suceda. No sólo es el plagio en sí (sigue siendo una práctica común, la cosa es que no te cachen) si no la posición que tomamos frente a ello, porque ¡ah! cómo somos capaces de dejar pasar casos como éste, y otros mucho más importantes, sólo porque creemos ingenuamente que no es un tema de relevancia e importancia, o peor, que no afecta a nadie. Pero sí afecta, y mucho.

billfingertradingcard-eclipse1992front

Bill Finger, co-creador de Batman, aunque por décadas no se le reconoció su aporte al personaje. Fue hasta septiembre de 2015 que se le otorgó el crédito. De no ser por él, Batman sería un güero con camisa roja y antifaz de El Zorro.

Primeramente, no estoy hablando de influencias para poder realizar con base en ellas nuevos trabajos y obras creativas (recomiendo este documental sobre el copyright para ahondar más en el tema), estoy hablando de apropiarte de algo que no es tuyo y hacerlo pasar por propio. Al hacer esto no solo se está teniendo poca ética profesional, se está lucrando con el trabajo de alguien más para un beneficio personal sin siquiera darle crédito justo al autor original y, en este caso particular, se genera una profesión basada en el robo (de ideas ajenas). Las grandes corporaciones lo han hecho desde hace décadas (solo hay que ver las grandes industrias del entretenimiento) pero hoy en día, con la democratización de los medios, es más fácil que cualquier persona siga el círculo vicioso.

Después de que salieran los trapos al sol del caso en cuestión las reacciones no tardaron en llegar, y como se esperaba muchísima gente está más que indignada. Muchos fans se sintieron timados, y no es para menos. Cualquiera pensaría que todos estarían del mismo lado pero no. Personas comenzaron a justificar y defender lo indefendible, usando argumentos tan pobres que ni siquiera se mantenían en pie para cuando ibas a la mitad de su lectura. Ella misma trató de defender su ilustración con unas palabras que solo los ingenuos podrían creer. Cosas como “Claro que me inspiré en su arte (…) admiro a muchos otros artistas en los cuales me inspiro también” se podían leer. Seguidores de hueso colorado también dejaban claro que no les importaba mucho, solo dejando entrever su ignorancia alrededor del tema: “es una reinterpretación…”, “sólo son influencias…”, “plagio no significa eso…”, “no es importante”. Deus, se supone que eres profesional. Debes tener las facultades intelectuales para poder resolver necesidades o problemas de tus clientes, y precisamente la falta de esto en su trabajo es que vuelve jodidamente muy importante que haya robado una idea de alguien más (que viéndonos quisquillosos tampoco es que el original sea muy original, pero no es un plagio o robo descarado).

capture

KHÉ

El bluf del que hacemos internet no es nuevo, pero no por eso debemos ignorarlo, al fin y al cabo todo esto habla de nosotros como individuos y sociedad. No literalmente, tampoco creo que hay que juzgar la calidad humana de las personas por comentarios desatinados que pueden hacer en las redes (yendo al extremo, han salido comentarios misóginos y machistas contra Haku, así como comentarios de odio contra los indignados por lo acontecido), pero nuestras ideologías se cuelan entre tanto palabrerío y opinadero.

Esto lo podemos proyectar a nuestro día a día. Yo mismo lo veo en el lado laboral y el de la escuela, y no podría dejar de contar las muchas veces que me he encontrado con casos similares. Proyectos, trabajos, exposiciones, conferencias** y un montón de cosas más que no tienen ningún tipo de proceso de desarrollo detrás. Contenido genérico y actitudes mediocres muchas veces se retroalimentan en la aula o en la oficina o en la casa misma. No hay experiencia y/o no se busca generarla, solo conocimiento simple y llano. No siempre, por supuesto, pero pasa y mucho. Seguramente saben de qué hablo. Muchas veces no se busca mejorar y desarrollar el talento propio, solo reproducir lo que ya está en lugar de buscar soluciones nuevas.

Como sea, pienso fervientemente que debemos dejar de enaltecer figuras aspiracionales y fantasiosas de lo que quisiéramos ser, tener o hacer, así como dejar de repetir todo esto que sabemos de sobra no nos hará crecer ni en lo personal, ni en lo profesional. Darnos cuenta que de seguir con éstas absurdas costumbres, en el proceso nosotros mismos nos vamos a estar jodiendo poniendo el pie, aunque sea un poquito.

Para concluir y no salirme por la tangente, solo un recordatorio una moraleja: PROTEGE tu trabajo porque nadie lo hará por ti, y NO robes el de los demás, solo conseguirás que no puedas desarrollar el tuyo propio.


 

*La publicación que demanda el plagio es de Mario S. Nevado, amigo del ilustrador plagiado (según sus palabras).

**Haku dio una conferencia en UAM-Azcapotzalco hace unos meses. No tiene nada que ver pero lol.

Vuelve el Festival Doña Pancha a Guadalajara

El Festival Doña Pancha, también conocido como “la mejor fiesta de aridoamérica”, llega una vez más a Guadalajara, este sábado primero de octubre, para presentar una serie de proyectos musicales que experimentan con diversos géneros y estilos, con lo cual se posicionan como algunas de las mejores propuestas que lo subterráneo tiene para nuestros sentidos. Sin duda El Yeti se rifó este año.

 

13902813_10153549720435882_7882672496024264108_n

 

En esta cuarta edición en la ciudad de Guadalajara el cartel está conformado por el padre de la cumbia experimental Dick El Demasiado (Países Bajos), Chica Coyote et Chico Tornado (País Vasco), Fuck You Alex (EUA) y Mother Blood (EUA) como las propuestas que vienen del extranjero. Las bandas nacionales presentes son Norwayy, Chivo Negro Volume Death, Par Ásito, Soledad, Rodo y Partido Revolucionario Institucional.

Por segundo año consecutivo el Festival Doña Pancha repetirá como sede el centro cultural Kukuruchos (Av. Adolfo López Mateos Sur 2040), por lo que está asegurado un espacio harto chingón y bastante amplio para lustrar el piso con los mejores pasos de baile que puedan sacar.

13882124_10153549728110882_7243063136391302503_n

 

Como la tradición que es, no podían faltar los flyers no oficiales sobre el festival que mandan desde todas las coordenadas del mundo, y que hacen de este festival algo más cercano a la gente bella de todos lados.

13781981_10153532617455882_4235959728500877014_n

14519763_1060419150740548_5578570592449265077_n

13782288_10153531639765882_8999390960411277556_n

14358777_1052549658194164_7474418604906411279_n

14370267_1052571008192029_3780677928314678314_n

14358786_10154554926454784_5279740521565625364_n

 

 

No se pueden perder el mejor festival underground de México. ¡Ahí nos vemos!

Clic aquí para ver evento en Facebook.

Les dejamos algo de las bandas a presentarse.

 

 

 


Síganos en la red: Facebook y Twitter