Más #LeyTelevisa; menos derechos de las audiencias

Columna de opinión de Alejandro Tello publicada originalmente en La Orquesta

Entre los siglos XVIII y XIX, en Inglaterra se consideró a la naciente prensa como un cuarto poder, ya que con ella comenzó la circulación de noticias mercantiles que interesaban a la burguesía, la cual estaba ganando terreno como actor político-social frente a la aristocracia. Poco después, también surgió el periodismo de opinión, con el cual se presentaba la posibilidad de que las discusiones sobre el bien común de la población no estuviera a cargo exclusivamente de los reyes y la aristocracia.

Así comenzaba el rol de los medios de comunicación de masas como poderes fácticos, lo cual se materializa actualmente en nuestro país con el duopolio Televisa-TV Azteca, la primera con un alcance y poder económico y político mucho mayor; en su caso particular, no solo se limita a la televisión abierta, sino también a la de paga, la radio, empresas editoriales, plataformas de internet, entre otras.

En 2006 fue aprobada una reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, lo que se llamó coloquialmente como Ley Televisa, en la que se otorgaban una serie de beneficios acompañados de regulaciones a las empresas mediáticas concesionarias del espacio radioelectrónico, bien de la nación. Luego, en 2013, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFETEL), y en general la población, ganó una batalla frente a los privilegios casi ilimitados de los medios ya que podía aplicar sanciones cuando estos últimos incurrieran en alguna falta.

Pero hace unos días, el pasado jueves 27 de abril, en la Cámara de Diputados se aprobó una nueva reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión que les da más poder a los medios de comunicación (en particular a la radio y a la televisión), lo que constituye un retroceso para los derechos de las audiencias.

Pareciera que la reforma salvaguarda a las audiencias al establecer «que los concesionarios se abstengan de transmitir publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa» y que lo establezcan en un Código de Ética; sin embargo, no es así toda vez que serán los propios concesionarios quienes elaborarán sus propios códigos, por lo tanto no podrá haber lineamientos imparciales respecto a las violaciones a los derechos de las audiencias que suele haber en los noticieros al presentar información pagada como si fuera noticiosa (como entrevistas pagadas a políticos o la presentación de expertos en determinados productos con el único fin de anunciarlo comercialmente).

Ricardo Anaya, uno de los impulsores de la reforma. Fuente: Homozapping

Ricardo Anaya, uno de los impulsores de la reforma. Fuente: Homozapping

Esta autorregulación de los concesionarios mediáticos completará su aspecto siniestro con la imposibilidad del IFETEL pueda siquiera opinar sobre ella; sí podrá emitir lineamientos pero no podrá sancionar en caso de ser necesario. Ni aprobación, desaprobación o revisión alguna por parte de otra autoridad.

Lxs diputadxs acaban de vendarse los ojos y confiar en el “compromiso” que tienen los medios a respetar y promover el derecho de las audiencias. Así también, por un lado se apela a la libertad de expresión, en cuanto a que no se puede coartar la libertad de poder decir lo que sea que fuere. Sin embargo, una cosa debe ser clara: las libertades (cualquiera que se piense) tiene límites en cuanto no afecten las libertades y derechos de la otra persona. Además, hay situaciones que son insalvables en cuanto a su derecho a ser expresados sin filtros, por ejemplo lo referente al racismo, sexismo o cualquier discriminación. ¿O acaso no hay reparo en que se diga que el holocausto no fue la masacre contra la población judía por una supuesta superioridad de raza?

Las audiencias tenemos derecho a recibir contenidos de calidad. Habrá individualidades que no lo quieran así. Pero esto no significa que los concesionario puedan menospreciar a sus consumidorxs. No somos un solo público; somos muchos.

@alejandrotello


Estamos en Facebook y Twitter. ¡Síguenos!

 

Las peores razones porqué odias ’13 Reasons Why’

Voy a empezar este escrito siendo claro: 13 Reasons Why es una serie mediocre. No es mala, pero tampoco es buena. Y es triste porque es una serie con un planteamiento interesante. Tiene elementos destacables pero sigue siendo mediocre. La narrativa si no es decente es nefasta, atropellada e inverosímil; las situaciones si no son impactantes son ridículas y forzadas; los personajes si no son curiosos, son tontos y planos. Pero bueno esto no es necesariamente malo. Historias con estos problemas hay muchas, y terminan destacando más por su conjunto e intenciones, así como su impacto cultural (y esto tampoco es necesariamente bueno). Claro que cualquiera que tenga cierta noción sobre la narrativa se dará cuenta desde el principio que no es una serie excelsa ni mucho menos, pues las fortalezas y debilidades quedan en evidencia desde el capítulo piloto.

Pero no voy a hablar de lo obvio, sería hasta ridículo regodearse en los claros errores o enaltecer sus aciertos de este melodrama juvenil, sobre todo porque parece que se ha dicho todo sobre ella. No, hablaré de las razones más tontas que he leído en las intensas discusiones que nos regalaron las redes sociales a raíz del éxito de la serie producida por el gigante Netflix, sobre lo “mala que es la serie” o lo mucho que la odian. ¿Por qué? Porque curiosamente reflejan parte del problema que se sigue teniendo con un tema tan delicado. Hay mucho prejuicio alrededor de la serie así como alrededor del suicidio. ¿Quiero plantear que hay una relación entre estas dos cosas? No, solo es curiosa e irónica la comparación.

ROMANTIZA EL SUICIDIO

Empecé por la más obvia porque creo que es la razón más ridícula que he leído. ¿Romantizar el suicidio? Dejemos de lado que seguramente la gente que dice esto tiene problemas de percepción o simplemente no vieron más que un par de episodios. Criticar lo romántico del suicidio en esta serie no tiene mucho sentido simplemente porque no pasa. De entrada, las cartas de despedida de los suicidas pueden considerarse ya románticas, y las cintas de la serie son solo otra forma de representar lo mismo, para cuestiones narrativas y dramáticas. Nada más. La historia no trata jamás de mostrar de forma idealizada la manera en que la protagonista Hannah Baker decidió quitarse la vida mientras le da a conocer a los “causantes” de su decisión el porqué; solo nos va repartiendo la información poco a poco para que uno pueda entender su punto de vista (que estemos o no de acuerdo con ella es otra cosa).

Además, eso de que gracias a la serie los chavos de ahora se van a estar matando por imitar al melodrama es absurdo. No digo que no pueda pasar, al fin y al cabo ya ha ocurrido que cierta obra de ficción desencadene comportamientos en un sector, grupo o individuos en específico (cuando se estrenó Fight Club [David Fincher, 1999] muchos sujetos con pocas neuronas empezaron a crear clubes de pelea por todo EUA, ya que era lo más, y qué mejor forma de mostrar que entendieron el relato que tratar de ser como Tyler Durden…) pero esto no está ligado directamente a la obra sino a los problemas de estos sujetos.

Y mejor ni hablemos de Shakespeare. Al rato van a recordar cierta obra famosa y van a decir que incita a lo mismo…

NO ES REALISTA

De entrada no tiene por qué serlo, y además no me refiero a que se quejen de la verosimilitud de la serie, sino que ponen en duda sus intenciones solo porque no creen posible que sucedan cosas como:

– Que nadie se enterara de los problemas de los demás.

– Que esos problemas sean razones suficiente para matarse.

– Que alguien grabe 13 cintas para pasarlas a un grupo de chicos.

Ni siquiera me molestaré en lo ridículo que es pensar que la gente no se entere de los problemas de los demás. Sobre todo porque esto pasa seguido y parece que nadie se entera (oh la ironía). ¿Se acuerdan del chico en Monterrey que mató a compañeros en su secundaria para después dispararse en la cabeza?

Sea como sea, al final la historia es ficción y por eso mismo se toma la libertad de presentar circunstancias que son difíciles que pasen en la vida real. Es que quejarse de que no sea real es como quejarse que El Señor de los Anillos tampoco lo es.

ES UN MELODRAMA-JUVENIL

scene

Consideremos melodrama-juvenil como un género propio. Y ejemplos de esto hay muchos: Melrose Place, Twilight, Gossip Girl, The Hunger Games, entre muchísimas otras. Estas obras están diseñadas para llegar a un sector en específico a pesar de lo diferentes que son entre sí. Están marcadas por estilo particular, ya sea en sus personajes, el entorno, en su narrativa, etc. Por ejemplo, se enfocan mucho en las situaciones dramáticas que viven los jóvenes protagonistas donde ellos son centro de atención del relato, aunque esto signifique sacrificar otros personajes (como los adultos, niños o cualquiera que no entre en el arquetipo de los protagonistas) y correr el riesgo de que todos sean estúpidos menos ellos. Algo así como películas con niños protagonistas donde los adultos no actúan como adultos, sino como personas con un IQ tan bajo que es preocupante su existencia. Y sí, los hay buenos y malos melodramas-juveniles, y sí, que te gusten o no es completamente respetable, pero quejarte de una historia y adjudicarle una calidad basado solo en su género o estilo es bastante bobo. Es como si alguien dijera “La Pasión de Cristo es mala porque es un drama religioso” o “Duro de Matar es buena porque es de acción”.

Y bueno, si tienes una predisposición a cierto tipo de historias y géneros, de entrada ¿por qué estás viendo las que no te gustan?

LOS PERSONAJES TOMAN TONTAS Y MALAS DECISIONES

Aquí estoy un poco de acuerdo porque creo que muchos de los personajes están mal escritos. No hay un desarrollo orgánico en la mayoría y se la pasan tomando malas decisiones no por su condición de adolescentes, sino porque parece que los escritores no se detuvieron a construirlos mejor.

Sin embargo, muchas decisiones clave de la historia ocurren no por una mala escritura sino porque los personajes, al fin y al cabo, reflejan su inmadurez en todos los sentidos. SPOILER Por ejemplo, esto queda claro en escenas como en el último capítulo, donde la protagonista pide ayuda al consejero escolar y este reacciona de la peor forma posible (que ella justifique su decisión por lo que él le dijo o no le dijo, es otra cosa, además en más de una ocasión queda claro que no se habla de justificación, sino de conocer las razones que ella misma se forjó). SPOILER

Además la historia en todo momento te escupe en la cara el problema de comunicación que hay entre todos, ya sea porque son mocosos que no tienen mucha idea de la vida, o porque son adultos que no muestran todo el interés que pregonan.

EL BULLYING NO ES RAZÓN PARA SUICIDARSE

Creo que no existe razón para quitarse la vida, pero el suicidio no es un acto racional. Claro que el bullying no es razón suficiente (seguramente no soy el único que pensó que si en mis años de escuela secundaria hubiese reaccionado como la protagonista, no llego vivo a preparatoria) pero si vieron la serie se darán cuenta que no fue por eso que la protagonista se quitó la vida. Todo se construye para dos cosas: tratar de entender por qué lo hizo, estemos de acuerdo con ello o no, y poner en perspectiva que muchas de las experiencias que vive a lo largo de la historia están conectadas, no por un destino, sino por consecuencias. Y el bullying solo fue una parte del problema final.

PARTE DE UNA MALA IDEA

Uno de los problemas de la serie, si no es que el mayor, no es que parta de una mala idea, sino que no está bien desarrollada, o al menos no terminan de explotar las posibilidades.

La historia parte del suicidio de la protagonista y su carta de despedida (las 13 cintas) explicando todo. SPOILERS Dichas cintas contienen más que eso pues en ellas hay información que se liga directamente a crímenes sexuales cometidos a más de una persona SPOILER. La simple idea es más que interesante y muy lejos de ser mala.

HAY VIOLENCIA GRATUITA (O ES MUY GRÁFICA)

Solo diría esto alguien que fue educado por Disney.

SELENA GOMEZ ES PRODUCTORA

¿En serio?


Dicho lo dicho y para cerrar, me parece que la serie es muy criticable pero no por eso inferior. Ya dije que tiene problemas en su estructura (escritura. dirección, tono, etc) y en muchas ocasiones es superficial; pero una serie como esta, que logra abordar un tema tan delicado con un enfoque bien planteado, que ha sido recomendada por especialistas del tema además del enorme éxito que ha tenido, merece ser criticada con bases bien fundamentadas y no con prejuicios que al final del día solo perpetúan los problemas que la misma historia toca. Esperemos que para la segunda temporada (el final queda abierto a eso y además ya está confirmada) arriesguen lo que deben, pero sobre todo pulan todas las imperfecciones y entreguen algo de mayor calidad pero con el mismo y acertado enfoque.

La vida de tour

 

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Lxs amigxs se hacen en el camino. Y vaya que hay muchos caminos por los cuales se puede andar, como las carreteras.

Este camino comenzó en un tiempo y espacio determinados: 12 de abril en Guadalajara con el kickstart show del mini tour de Semana Santa de Nevado y Sureste. Completaban el line up de lujo varias bandas que en pocas ocasiones se configura de esa manera: Diciembretrece, Mar Perdido, Diez Veces Yo y Say Ocean. Seis bandas en total con el objetivo principal de unir a la gente mediante el micrófono.

Fue un show bastante divertido, que tuvo matices que iban de la melancolía a la ventura total.

Al día siguiente Nevado y Sureste nos enfilaríamos rumbo a la segunda escala del tour: San Luis Potosí. Por delante se enfilaban muchos kilómetros de carretera con sus respectivas escalas, imprescindibles para poder convivir más allá de recargarte en el hombro del de al lado y no morir de tortícolis.

Dado que varios tenemos horarios laborales imperialistas, la salida fue hacia las 3 o 4 de la tarde. Íbamos con buen tiempo pero no contábamos con las peregrinaciones que Semana Santa atrae en los alrededores de San Juan de los Lagos, porque si bien no pasamos exactamente por ahí, durante un tramo cerca de Lagos de Moreno que abarcaba alrededor de 5 kilómetros, lo recorrimos en 45 minutos a vuelta de rueda (diría mi mamá).

Luego de ello no hubo más contratiempos en el camino sino hasta casi llegar a SLP, donde en una bifurcación tomamos la opción que nos retrasó cerca de 20 minutos más en carretera (además de una caseta extra).

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Llegamos en la noche directo al venue, en el que había solamente unas 5 o 6 almas perdidas de esas que suelen llegar temprano a los shows. Pero conforme nos adentramos en la noche (y en el frío potosino) llegó más gente. Dos bandas jóvenes se encargaron de abrir el evento: Supernavi y Audrey. La tercera banda potosina fue Párraz, quienes presentaban su EP debut «Realidades Universales». Si bien también son de reciente creación, dos de sus integrantes son viejos conocidos en la escena del rock potosino independiente.

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Al día siguiente, viernes 14 de abril el destino estaba fijado en Torreón, una ciudad que no suele ser escala habitual en los tours de bandas de la escena. Partimos a las 7 de la mañana para no ir con el tiempo correteándonos, pero no contábamos con que la llanta trasera derecha iba a reventar a 40 minutos de empezado el viaje. Afortunadamente nuestro conductor estrella y vocalista de Nevado, Werick, evitó que derrapáramos o nos ocurriera alguna desgracia mayor, pero tuvimos que esperar alrededor de hora y media para que llegara la asistencia en el camino, ya que no teníamos herramienta suficiente.

18034075_1928892197390957_1447248818209022805_n

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

 

 

 

 

 

 

También en este punto nos daríamos cuenta que el aceite de transmisión se tiraba, y fue una constante durante los tres días restantes. A las paradas al baño o a comer, era obligado comprar un par de botes de aceite.

Al cambiar a la llanta de refacción, supimos que no podríamos ir más allá de 5 km sin que reventara también, por lo que tuvimos que regresar al pueblo más cercano a comprar otra en condiciones medianamente mejores. Ahí se esfumó otra hora del tiempo.

Casi por llegar a Torreón, nos paramos en una gasolinera/súper, en donde varios aprovecharon una manguera de agua para bañarse: desde solo la cabeza y brazos, como José Luis y Aldo; hasta de cuerpo completo, como Yimi.

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Pasadas las 8 de la noche entramos a Torreón. Lo sorprendente era la poca gente en las calles; parecía que se pusieron de acuerdo para salir de la ciudad el día que íbamos a tocar. Aunque claro, la mayoría de quienes íbamos en la van nunca habíamos visitado dicha ciudad; cabe la posibilidad de que sea la situación normal.

En el venue había poca gente pero, igual que un día previo en SLP, conforme avanzó la noche se congregó más público.

Este show fue extenso: tocaron Capitán, Sr. Pirata Mantarrayas, Párraz (que nos acompañaron de cerca en la carretera) y, claro está, Sureste y Nevado. La gente nos recibió muy bien a las bandas foráneas. En particular, con Sureste disfruté mucho de la respuesta de la gente, y que coreaban y gritaban las letras de las canciones. Sentí un vínculo muy cercano. Además también se sintió una vibra especial entre nosotros durante la ejecución.

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Al estar en la casa donde pudimos dormir algunas horas, casi cuando la mayoría ya dormía, platicaba un poco con Eddie de Nevado, y le comentaba sobre una youtuber española llamada Ter, y el por qué era de las pocas personas dedicadas a ello que me gustaba seguir. Logré que empezara uno de sus videos, mientras le contaba todo esto, pero cuando escuché que se reproducía otro video y no me respondía, me di cuenta que Eddie se había dormido ya; en cambio yo me encontré solo hablándole al aire acondicionado.

De ida a Monterrey todo pasó más rápido. Tal vez por el hecho de que está relativamente cerca  Torreón… ya que me dormí la mayoría del camino.

Llegamos alrededor de las 12:30 del día. Alex de Dan Taylor ya nos esperaba cerca del metro, en donde resguardamos el equipo musical que cargamos en el bello departamento donde Alex y Werick grabaron Cicatrices en acústico en diciembre pasado.

En lo que se llegaba la noche, fuimos a comer al restaurante AL (antes Alaska) famoso por ser donde Jumbo grabó el video de su canción «Siento que». Hace más de diez años, mientras gustaba de ver ese video, nunca imaginé que alguna vez me encontraría ahí mismo comiendo un menú de comida corrida muy rica, a buen precio y en grandes porciones. Tan solo con el caldo de entrada casi me di por satisfecho; obvio no pude resistirme y me acabé el platillo entero.

Mientras algunos fueron al Parque Fundidora, otros aprovechamos para dormir un poco. La vida de tour, si bien es muy satisfactoria, requiere de descansar lo más que se pueda en los pequeños ratos posibles.

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

El show en Monterrey también tuvo varias bandas: Invenient (de Nuevo Laredo), Sombrero’s, Strong Belief y Dan Taylor. Mientras tocaba Nevado, se llegó la hora de inició del cumpleaños de José Luis; Aldo y yo fuimos por unos roles al Seven Eleven y lo sorprendimos para que en el venue le cantáramos las mañanitas por su nueva vuelta al Sol.

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Luego del show hubo un tiempo pequeño para seguir vitoreando al cumpleañero, y entre fotos y abrazos de despedida de la gente de Monterrey, nos enfilamos a nuestro regreso a Guadalajara. Era obvio que las 10 horas que marcaba el GPS iban a ser muchas más, pero como lo he dicho, es justo el camino en carretera que ofrece un sinfín de oportunidades para conocernos a nosotrxs mismos y entre lxs unxs y lxs otrxs.

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Foto: Panda Collective

Durante el regreso, justo antes de abandonar Zacatecas y entrar en territorio jalisciense, un retén de policía nos hizo señales para orillarnos. Luego de las preguntas de manual, y de saber que viajábamos dos bandas de música, el oficial encargado de asegurarse que no éramos gente “mala”, nos preguntó si traíamos discos par regalarle. Hasta afortunado fue ya que se llevó dos EP’s, uno de Sureste, uno de Nevado.

Cerca de las 6 de la tarde estábamos entrando a la ciudad de Guadalajara, luego de unas 13 o 14 horas de camino a casa. Ahí terminaba el mini tour de Semana Santa, pero habían comenzado otras cosas entre las personas que íbamos. Porque lxs amigxs se hacen en el camino. Y vaya que hay muchos caminos por los cuales se puede andar, como las carreteras.

17991860_1928892114057632_6283559649472408368_n

Foto: Panda Collective

Gente en la van

Sureste: José Luis, Aldo, Andy, Jesús.

Nevado: Werick, Eddie, Óscar, Joni, Yimi.

Panda Collective: Andrea.

Merch guy: Mauricio.

Pueden checar completo el álbum de fotos en la página de Facebook de Sleepy Panda Records.


 

Texto por: Jesús Tello.