¿Quién para el Doña Pancha Fest 2017?

Hace unos días, las mentes siniestras que se encargan de la organización del Festival Doña Pancha dieron a conocer el cartel de quienes se presentarán en la edición 2017 en Guadalajara.

Como ya es costumbre, hay una basta variedad de propuestas que combinan tanto diferentes géneros musicales como estilos en su performance.

La importación estelar será Michael Rother, que carga una carrera profesional que raya los 50 años entre el krautrock, rock experimental y electrónica. Por el lado nacional, estarán los chicos de Ford Proco mostrando su recorrido de experimentación sonora de 30 años.

También estarán Cardencheros de Sapioriz, agrupación de canto cardenche que es conocida alrededor del mundo. Será interesante verlos como parte del aquelarre que suele ser el Doña Pancha Fest.

Completan el cartel Aloe Vera, para deleitarnos con su dream pop folk; Los Mundos, poniendo la parte shoegaze punk; y .RR para hipnotizarnos con sus atmósferas sonoras experimentales.

El Yeti, quien por cierto anda estrenando visa gabacha, promete confirmar más bandas en las próximas semanas, así que más vale estar al pendiente. Quedan dos meses para esta fiesta descomunal; parece mucho pero no se confíen.

Pronto tendremos el «Camino rumbo al Doña Pancha Fest 2017», con mayores detalles de cada artista.

Fuente: Cortesía

Fuente: Cortesía

 


Sigan nuestras redes: Facebook y Twitter.

 

#MuchaMierda | La tiranía de los buenos

Fuente: cortesía

Fuente: cortesía

Enrique Alfaro, presidente municipal de Guadalajara, ha ganado en presencia política durante los años recientes tanto a nivel local como nacional. Siempre ligado a la administración pública, fue diputado local de Jalisco entre 2007 y 2009 y alcalde de Tlajomulco de Zúñiga de 2009 a 2012, en el que fuera el primer gobierno de izquierda en un municipio de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Desde entonces ha manejado un discurso de cercanía a la gente, ondea la bandera de ser un ciudadano, no un político, ya que se dice no militar formalmente en ningún partido y que estos solo son plataforma para competir contra el PRI.

En 2012, cobijado por el PT y Movimiento Ciudadano (MC), estuvo a punto de ganar la gubernatura de Jalisco, quedando a cuatro puntos porcentuales de Aristóteles Sandoval, candidato por el PRI y actual gobernador del estado.

Luego de perder, inició su campaña rumbo a la alcaldía de Guadalajara para las elecciones de 2015 (no solo AMLO realiza campañas con varios años de antelación). En esa ocasión, en solitario con MC, el resultado le fue favorable por un margen casi de 2 a 1 frente a su competidor más cercano, el candidato del PRI, Ricardo Villanueva; con ello rompió el bipartidismo PRI-PAN que siempre había dominado en Guadalajara.

Fuente: cortesía

Fuente: cortesía

A casi dos años de que tomara posesión como alcalde en La Perla Tapatía, Alfaro ha sido muy criticado por el discurso que maneja con respecto a las acciones que su gobierno realiza. Es calificado de déspota por su manera de tomar decisiones, sin escuchar a equipo y sin importarle lo que diga la ciudadanía.

Esto último me parece muy extraño, ya que sigue montado en su macho de que es un gobierno de y para los ciudadanos. Sin embargo, para él hay ciudadanos de los buenos y ciudadanos de los malos; estos últimos “siempre quieren pegarle a su administración”, ya que a pesar de los cantidad de programas sociales que hay, “los malos ciudadanos siguen dejando la basura en la calle”, “no agradecen” por obras públicas entregadas a medias; y hasta resulta que para él los integrantes del Parlamento de Colonias son “extorsionadores profesionales”.

El último grito en el cielo se da por el programa de Arte Público que ha sido sumamente criticado, con proyectos que no están acorde a las necesidades de la relación ciudadanía-arte. Vamos, ni siquiera el manejo de discurso hasta este momento muestra alguna razón que justifique la inversión millonaria que se ha gastado, y lo que falta por gastarse en ese rubro. Enrique Alfaro se presenta por enésima vez como un alcalde impositivo. Menciona: «Este no es ningún capricho de Enrique Alfaro. Una ciudad que no invierte en #ArtePúblico es una ciudad sin amor propio.» (Comentario en su página oficial de Facebook.). También: «Desde ahorita les decimos que pueden hacer lo que gusten, pueden decir lo que quieran, nosotros vamos a seguir hacia adelante con el proceso de arte urbano para la ciudad» (declaración a medios).

Fuente: cortesía

Fuente: cortesía

Así no, Alfaro; el alcalde de Guadalajara cree que ondear la bandera de gobierno ciudadano le da el derecho a decir que hay buenos ciudadanos (los que lo apoyan) y malos ciudadanos (los que lo critican); y lo peor, sin siquiera dar una justificación razonable de ello.

Aun con que este mismo mes se llevará a cabo el ejercicio de ratificación de su mandato, en el que “se someterá” a la aprobación de su gobierno ante la ciudadanía (un ejercicio también muy criticado por la inversión y su calidad no vinculante, entre otros aspectos), Alfaro se está cerrando completamente al diálogo. Y eso es lo mismo que hacen los tiranos.

@alejandrotello 

#MuchaMierda | De cómo meterle el pie a la lucha contra la corrupción

Ya lo dijo Rafael Álvarez Cordero en su columna de ayer domingo 9 de julio: «… hemos llegado a necesitar un Sistema Nacional Anticorrupción cuando tenemos ministerios públicos, tenemos jueces, procuradores de justicia locales y generales, tenemos auditores locales y generales, tenemos mil maneras de conocer los actos ilícitos y la corrupción… y no pasa nada, porque todos tapan a todos…». Y no conforme con lo anterior, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) ha sido sometido a una serie de trabas que minan su correcto funcionamiento, a tan solo algunos días de que entre en labores formales.

Una de estas trabas es la campaña de desprestigio en contra de la conformación de la Comisión de Participación Ciudadana (CPC) del SNA, cuyos integrantes fueron elegidos mediante la evaluación rigurosa y transparente por parte de la Comisión de Selección (CS) que el Senado de la República determinó.

El propio Senado es uno de los detractores de la CPC, ya que el presidente de la Mesa Directiva, Pablo Escudero, legislador por el Partido Verde Ecologista de México, ha hecho acusaciones sin sustento que desacreditan el proceso de selección. Y Escudero se ve avalado en sus afirmación con el silencio de los demás senadores.

Fuente: cortesía

Fuente: cortesía

Otro personaje que ha impulsado la campaña de desprestigio es Gerardo Lozano Dubernard, quien fue candidato para integrar la CPC y al no quedar seleccionado argumentó irregularidades en el proceso, en el cual como él dice, se privilegiaron «cuates y cuotas». Nada menos erróneo de uno de los primeros intentos de erradicar uno de los principales males la incipiente democracia que se vive en México.

De gravedad es también, para quienes nos dedicamos al estudio de los medios de comunicación en lo particular y para la población en general, la línea editorial que adoptó el periódico El Universal desde hace varias semanas con una cobertura dedicada a deslegitimar la selección de quienes integran la CPC.Ante esta cobertura imprecisa y sin sustento fáctico, varios columnistas así como organizaciones civiles renunciaron a continuar sus columnas de opinión que tenían en el mismo periódico: Jacqueline Peschard, presidenta del Comité Coordinador del SNA; Enrique Cárdenas Sánchez, director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias; José Luis Caballero Ochoa, director del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana; Edna Jaime Treviño, directora general de México Evalúa; Sergio López Ayllón, director general del CIDE; Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Por parte de las organizaciones están: Fundar Centro de Análisis e Investigación A.C., Grupo de Información en Reproducción Elegida A.C., Oxfam México, y la Alianza por la Salud Alimentaria.

Vale el esfuerzo dar seguimiento a los intereses ocultos que tienen los actores contra el SNA, que tal vez no sean tan ocultos desde que las mismas instituciones se han encargado de tapar los tejemanejes chuecos con que se conducen muchas de ellas. De igual manera con Gerardo Lozano, que debe tener intereses personales políticos y son, sin duda, contrarios a los que se supone lo motivaron a ser candidato a integrar la CPC. Y con respecto a El Universal, que aunque sea una empresa privada con intereses particulares, tiene como función la labor periodística, la cual tiene como fin último contribuir a una sociedad más justa.

@alejandrotello