#MuchaMierda | De cómo meterle el pie a la lucha contra la corrupción

Ya lo dijo Rafael Álvarez Cordero en su columna de ayer domingo 9 de julio: «… hemos llegado a necesitar un Sistema Nacional Anticorrupción cuando tenemos ministerios públicos, tenemos jueces, procuradores de justicia locales y generales, tenemos auditores locales y generales, tenemos mil maneras de conocer los actos ilícitos y la corrupción… y no pasa nada, porque todos tapan a todos…». Y no conforme con lo anterior, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) ha sido sometido a una serie de trabas que minan su correcto funcionamiento, a tan solo algunos días de que entre en labores formales.

Una de estas trabas es la campaña de desprestigio en contra de la conformación de la Comisión de Participación Ciudadana (CPC) del SNA, cuyos integrantes fueron elegidos mediante la evaluación rigurosa y transparente por parte de la Comisión de Selección (CS) que el Senado de la República determinó.

El propio Senado es uno de los detractores de la CPC, ya que el presidente de la Mesa Directiva, Pablo Escudero, legislador por el Partido Verde Ecologista de México, ha hecho acusaciones sin sustento que desacreditan el proceso de selección. Y Escudero se ve avalado en sus afirmación con el silencio de los demás senadores.

Fuente: cortesía

Fuente: cortesía

Otro personaje que ha impulsado la campaña de desprestigio es Gerardo Lozano Dubernard, quien fue candidato para integrar la CPC y al no quedar seleccionado argumentó irregularidades en el proceso, en el cual como él dice, se privilegiaron «cuates y cuotas». Nada menos erróneo de uno de los primeros intentos de erradicar uno de los principales males la incipiente democracia que se vive en México.

De gravedad es también, para quienes nos dedicamos al estudio de los medios de comunicación en lo particular y para la población en general, la línea editorial que adoptó el periódico El Universal desde hace varias semanas con una cobertura dedicada a deslegitimar la selección de quienes integran la CPC.Ante esta cobertura imprecisa y sin sustento fáctico, varios columnistas así como organizaciones civiles renunciaron a continuar sus columnas de opinión que tenían en el mismo periódico: Jacqueline Peschard, presidenta del Comité Coordinador del SNA; Enrique Cárdenas Sánchez, director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias; José Luis Caballero Ochoa, director del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana; Edna Jaime Treviño, directora general de México Evalúa; Sergio López Ayllón, director general del CIDE; Pedro Salazar Ugarte, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Por parte de las organizaciones están: Fundar Centro de Análisis e Investigación A.C., Grupo de Información en Reproducción Elegida A.C., Oxfam México, y la Alianza por la Salud Alimentaria.

Vale el esfuerzo dar seguimiento a los intereses ocultos que tienen los actores contra el SNA, que tal vez no sean tan ocultos desde que las mismas instituciones se han encargado de tapar los tejemanejes chuecos con que se conducen muchas de ellas. De igual manera con Gerardo Lozano, que debe tener intereses personales políticos y son, sin duda, contrarios a los que se supone lo motivaron a ser candidato a integrar la CPC. Y con respecto a El Universal, que aunque sea una empresa privada con intereses particulares, tiene como función la labor periodística, la cual tiene como fin último contribuir a una sociedad más justa.

@alejandrotello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>