3%. ¿Se puede vencer al status quo?

«3%» es la primera serie de Netflix de origen brasileño, pertenece al género de la ciencia ficción y se desarrolla en una distopía en la que el mundo está dividido en dos: Mar Alto y El Continente, siendo este último donde vive la mayoría de las población en condiciones precarias, mientras que los habitantes de Mar Alto gozan de plenitud. Las personas del Continente solo tienen una oportunidad en la vida para intentar vivir en Mar Alto: a sus 20 años deben someterse a un procedimiento de selección llamado El Proceso, en el que solo el 3% son aceptados. Ante esta situación ha surgido un movimiento revolucionario llamado La Causa, cuya finalidad es acabar por siempre con el Proceso infiltrando varios de sus miembros en el mismo.

Hasta el momento Netflix ha estrenado solo dos temporadas, y se planea tener lista una tercera para 2019. En la primera temporada nos narran el Proceso número 104  que se realiza, y lo vivimos a través de varios de sus participantes así como algunas de las personas que lo aplican. En este procedimiento los jóvenes son sometidos a duras pruebas que los hacen confrontarse con su pasado, y entre ellos mismos. En la segunda temporada se retoman los caminos de los personajes principales casi un año después del Proceso pasado, podemos conocer más a fondo Mar Alto, así como su historia; ahora el conflicto de los personajes es intentar evitar o defender el Proceso de este año, pero las intenciones de todos no son siempre lo que aparentan.

“3%» no tiene el gran presupuesto ni la gran calidad de efectos especiales, sin embargo su fondo gana a la forma. La serie es un fiel reflejo de las consecuencias individuales y sociales de la desigualdad que se viven en diferentes países, incluyendo el que le da origen, y además pone en duda si es posible cambiar el status quo: en algún punto de la historia la gran mayoría de los personajes se encuentran insatisfechos con el sistema en el que viven, algunos deciden seguirse ajustando a las reglas del mismo según les convengan, otros más intentan buscar destruir en mayor o menor grado el orden establecido, a la par de sortear sus problemas personales. Pocas series hechas en Latinoamérica, incluso las más realistas, se animan a tocar esos temas de manera tan directa.

Un punto muy interesante del universo presentado en «3%» es el papel de la religión, pues en esta el Proceso es alabado y la desigualdad aceptada como algo natural e inamovible. También hay incluso atisbos del equivalente a un Estado policial representada en los cuerpos de seguridad de Mar Alto y La Milicia, una organización criminal que les sirve que extensión armada dentro del Continente. Así los personajes se ven confrontados contra las instituciones, al mismo tiempo que son instrumentos de estas, el cual es uno de los dilemas más fuertes que existen en el humano contemporáneo: la búsqueda del bien común en equilibrio con el beneficio y comodidad personales, sin poder confiar ya en los valores tradicionales ni tener lineamientos claros qué seguir, excepto, tal vez los propios.

Pero, el mejor elemento del universo distópico de «3%» es el toque brasileño en el carnaval que se celebra cada año previamente a cada Proceso, generando así un cuadro completo de una sociedad compleja donde la esperanza convive con la desgracia.

Fuente: cortesía

 

«3%» cuenta con un elenco talentoso y diverso que da vida a personajes definidos y bien estructurados lo que ayuda al espectador a identificarse o al menos entender sus conflictos internos o interpersonales. Verla con el audio original es indispensable para un mayor disfrute.

Su cinematografía es también de alta calidad y, en conjunción con un detallado diseño de producción, da vida a las diferentes y desiguales locaciones de Mar Alto y El Continente de una manera muy orgánica. Como ya se comentó, los efectos especiales no son de gran envergadura: más de una ocasión el CGI se hace notar, sin embargo, las más de las veces, aportan a la riqueza visual de la serie.

 

Fuente: cortesía

Fuente: cortesía

La realización es en general de una narrativa clásica, pero en varias ocasiones se arriesga a experimentar con los movimientos y los ángulos, sobre todo en las escenas de más drama, aportando a estos un cuidadoso montaje.

Sin embargo, uno de los puntos que más resalta es el uso de la música, haciendo uso de instrumentos típicos de la música brasileña, así como música electrónica y un acertado uso de voces; además incluye canciones de cantantes representativos de Brasil como Elza Soares y el tema Preciso me encontrar de Cartola.

La manera en que «3%» está escrita es inteligente y envolvente, con diversos giros, una estructurada revelación de la información, diálogos inteligentes y progresión dramática, haciendo que cada episodio sea más atractivo que el anterior, llevándote como espectador a una serie de emociones que en cada final de temporada te hacen quedar con ganas de más y con la duda de qué sucederá ahora con los personajes.

En resumen “3%» es una serie con un gran aporte para el poco explotado género de ciencia ficción en latinoamérica, con un inteligente comentario social, que hace justicia a la cultura del país que le da origen y en el que inevitablemente uno verá reflejada su propia realidad.

você merece!

Texto por: @jaimemazos


Sigue nuestras redes: Facebook y Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *