Las peores razones porqué odias ’13 Reasons Why’

Voy a empezar este escrito siendo claro: 13 Reasons Why es una serie mediocre. No es mala, pero tampoco es buena. Y es triste porque es una serie con un planteamiento interesante. Tiene elementos destacables pero sigue siendo mediocre. La narrativa si no es decente es nefasta, atropellada e inverosímil; las situaciones si no son impactantes son ridículas y forzadas; los personajes si no son curiosos, son tontos y planos. Pero bueno esto no es necesariamente malo. Historias con estos problemas hay muchas, y terminan destacando más por su conjunto e intenciones, así como su impacto cultural (y esto tampoco es necesariamente bueno). Claro que cualquiera que tenga cierta noción sobre la narrativa se dará cuenta desde el principio que no es una serie excelsa ni mucho menos, pues las fortalezas y debilidades quedan en evidencia desde el capítulo piloto.

Pero no voy a hablar de lo obvio, sería hasta ridículo regodearse en los claros errores o enaltecer sus aciertos de este melodrama juvenil, sobre todo porque parece que se ha dicho todo sobre ella. No, hablaré de las razones más tontas que he leído en las intensas discusiones que nos regalaron las redes sociales a raíz del éxito de la serie producida por el gigante Netflix, sobre lo “mala que es la serie” o lo mucho que la odian. ¿Por qué? Porque curiosamente reflejan parte del problema que se sigue teniendo con un tema tan delicado. Hay mucho prejuicio alrededor de la serie así como alrededor del suicidio. ¿Quiero plantear que hay una relación entre estas dos cosas? No, solo es curiosa e irónica la comparación.

ROMANTIZA EL SUICIDIO

Empecé por la más obvia porque creo que es la razón más ridícula que he leído. ¿Romantizar el suicidio? Dejemos de lado que seguramente la gente que dice esto tiene problemas de percepción o simplemente no vieron más que un par de episodios. Criticar lo romántico del suicidio en esta serie no tiene mucho sentido simplemente porque no pasa. De entrada, las cartas de despedida de los suicidas pueden considerarse ya románticas, y las cintas de la serie son solo otra forma de representar lo mismo, para cuestiones narrativas y dramáticas. Nada más. La historia no trata jamás de mostrar de forma idealizada la manera en que la protagonista Hannah Baker decidió quitarse la vida mientras le da a conocer a los “causantes” de su decisión el porqué; solo nos va repartiendo la información poco a poco para que uno pueda entender su punto de vista (que estemos o no de acuerdo con ella es otra cosa).

Además, eso de que gracias a la serie los chavos de ahora se van a estar matando por imitar al melodrama es absurdo. No digo que no pueda pasar, al fin y al cabo ya ha ocurrido que cierta obra de ficción desencadene comportamientos en un sector, grupo o individuos en específico (cuando se estrenó Fight Club [David Fincher, 1999] muchos sujetos con pocas neuronas empezaron a crear clubes de pelea por todo EUA, ya que era lo más, y qué mejor forma de mostrar que entendieron el relato que tratar de ser como Tyler Durden…) pero esto no está ligado directamente a la obra sino a los problemas de estos sujetos.

Y mejor ni hablemos de Shakespeare. Al rato van a recordar cierta obra famosa y van a decir que incita a lo mismo…

NO ES REALISTA

De entrada no tiene por qué serlo, y además no me refiero a que se quejen de la verosimilitud de la serie, sino que ponen en duda sus intenciones solo porque no creen posible que sucedan cosas como:

– Que nadie se enterara de los problemas de los demás.

– Que esos problemas sean razones suficiente para matarse.

– Que alguien grabe 13 cintas para pasarlas a un grupo de chicos.

Ni siquiera me molestaré en lo ridículo que es pensar que la gente no se entere de los problemas de los demás. Sobre todo porque esto pasa seguido y parece que nadie se entera (oh la ironía). ¿Se acuerdan del chico en Monterrey que mató a compañeros en su secundaria para después dispararse en la cabeza?

Sea como sea, al final la historia es ficción y por eso mismo se toma la libertad de presentar circunstancias que son difíciles que pasen en la vida real. Es que quejarse de que no sea real es como quejarse que El Señor de los Anillos tampoco lo es.

ES UN MELODRAMA-JUVENIL

scene

Consideremos melodrama-juvenil como un género propio. Y ejemplos de esto hay muchos: Melrose Place, Twilight, Gossip Girl, The Hunger Games, entre muchísimas otras. Estas obras están diseñadas para llegar a un sector en específico a pesar de lo diferentes que son entre sí. Están marcadas por estilo particular, ya sea en sus personajes, el entorno, en su narrativa, etc. Por ejemplo, se enfocan mucho en las situaciones dramáticas que viven los jóvenes protagonistas donde ellos son centro de atención del relato, aunque esto signifique sacrificar otros personajes (como los adultos, niños o cualquiera que no entre en el arquetipo de los protagonistas) y correr el riesgo de que todos sean estúpidos menos ellos. Algo así como películas con niños protagonistas donde los adultos no actúan como adultos, sino como personas con un IQ tan bajo que es preocupante su existencia. Y sí, los hay buenos y malos melodramas-juveniles, y sí, que te gusten o no es completamente respetable, pero quejarte de una historia y adjudicarle una calidad basado solo en su género o estilo es bastante bobo. Es como si alguien dijera “La Pasión de Cristo es mala porque es un drama religioso” o “Duro de Matar es buena porque es de acción”.

Y bueno, si tienes una predisposición a cierto tipo de historias y géneros, de entrada ¿por qué estás viendo las que no te gustan?

LOS PERSONAJES TOMAN TONTAS Y MALAS DECISIONES

Aquí estoy un poco de acuerdo porque creo que muchos de los personajes están mal escritos. No hay un desarrollo orgánico en la mayoría y se la pasan tomando malas decisiones no por su condición de adolescentes, sino porque parece que los escritores no se detuvieron a construirlos mejor.

Sin embargo, muchas decisiones clave de la historia ocurren no por una mala escritura sino porque los personajes, al fin y al cabo, reflejan su inmadurez en todos los sentidos. SPOILER Por ejemplo, esto queda claro en escenas como en el último capítulo, donde la protagonista pide ayuda al consejero escolar y este reacciona de la peor forma posible (que ella justifique su decisión por lo que él le dijo o no le dijo, es otra cosa, además en más de una ocasión queda claro que no se habla de justificación, sino de conocer las razones que ella misma se forjó). SPOILER

Además la historia en todo momento te escupe en la cara el problema de comunicación que hay entre todos, ya sea porque son mocosos que no tienen mucha idea de la vida, o porque son adultos que no muestran todo el interés que pregonan.

EL BULLYING NO ES RAZÓN PARA SUICIDARSE

Creo que no existe razón para quitarse la vida, pero el suicidio no es un acto racional. Claro que el bullying no es razón suficiente (seguramente no soy el único que pensó que si en mis años de escuela secundaria hubiese reaccionado como la protagonista, no llego vivo a preparatoria) pero si vieron la serie se darán cuenta que no fue por eso que la protagonista se quitó la vida. Todo se construye para dos cosas: tratar de entender por qué lo hizo, estemos de acuerdo con ello o no, y poner en perspectiva que muchas de las experiencias que vive a lo largo de la historia están conectadas, no por un destino, sino por consecuencias. Y el bullying solo fue una parte del problema final.

PARTE DE UNA MALA IDEA

Uno de los problemas de la serie, si no es que el mayor, no es que parta de una mala idea, sino que no está bien desarrollada, o al menos no terminan de explotar las posibilidades.

La historia parte del suicidio de la protagonista y su carta de despedida (las 13 cintas) explicando todo. SPOILERS Dichas cintas contienen más que eso pues en ellas hay información que se liga directamente a crímenes sexuales cometidos a más de una persona SPOILER. La simple idea es más que interesante y muy lejos de ser mala.

HAY VIOLENCIA GRATUITA (O ES MUY GRÁFICA)

Solo diría esto alguien que fue educado por Disney.

SELENA GOMEZ ES PRODUCTORA

¿En serio?


Dicho lo dicho y para cerrar, me parece que la serie es muy criticable pero no por eso inferior. Ya dije que tiene problemas en su estructura (escritura. dirección, tono, etc) y en muchas ocasiones es superficial; pero una serie como esta, que logra abordar un tema tan delicado con un enfoque bien planteado, que ha sido recomendada por especialistas del tema además del enorme éxito que ha tenido, merece ser criticada con bases bien fundamentadas y no con prejuicios que al final del día solo perpetúan los problemas que la misma historia toca. Esperemos que para la segunda temporada (el final queda abierto a eso y además ya está confirmada) arriesguen lo que deben, pero sobre todo pulan todas las imperfecciones y entreguen algo de mayor calidad pero con el mismo y acertado enfoque.